27 octubre 2011

IMARPE ALERTA Y ANA MONITOREA CALIDAD DEL AGUA: CONTAMINACIÓN EN LITORAL LAMBAYECANO

Que las aguas de nuestro litoral están contaminadas ya dejó de ser un secreto a voces. Presencia de altas concentraciones de metales pesados provenientes de las aguas que discurren por los principales ríos, drenes y hasta acequias ha sido motivo del pronunciamiento de especialistas del Instituto del Mar Peruano (IMARPE). En Cuenca Chancay-Lambayeque, diversos actores trabajan en la identificación de fuentes contaminantes para elaborar estrategia de gestión integrada de la vigilancia y control de la calidad del agua.
Sabido es que la calidad ambiental en el litoral lambayecano no es de la mejor y hasta linda con lo preocupante. Así lo confirman informes elaborados por diversos especialistas del Instituto del Mar Peruano – IMARPE, que desde la década de los 90 periódicamente vienen monitoreando la calidad del agua de nuestro mar, y han arribado a la conclusión que esta contaminación, de la que tanto se menciona, se motiva básicamente por el contagio que sufren las aguas superficiales y subterráneas a consecuencia de los relaves mineros y los desechos urbanos, que terminan por derivar en las aguas del litoral.

Para uno de los especialistas lambayecanos del Instituto del Mar Peruano, el biólogo Javier Castro Gálvez, lo que se observa es la existencia de un deterioro total de la línea de costa. Según indicó oportunamente, los indicadores detectados son preocupantes, pues existen puntos de contaminación que son álgidos, lugares donde evidentemente se origina el deterioro de la calidad ambiental.

Hurgando entre las causas que la motivan, Castro Gálvez refiere que en su calidad de especialista de IMARPE, el dren 4000, ubicado en el distrito de Santa Rosa, así como los drenes 1000, 3000, 3100, junto al que desemboca por el río Eten, aportan una cantidad considerable de contaminantes al mar que son elevados, “por lo que consideramos que los productos de esas zonas ni siquiera pueden ser aptos para el consumo humano. Aún no se ha hecho un estudio para establecer la calidad de los productos del área, pero desde ya la situación es muy preocupante”, enfatiza el biólogo lambayecano, exigiendo además la inmediata intervención de las autoridades para frenar esta situación, pues asegura que la realidad seguirá siendo la misma toda vez que muchos de los agricultores que emplean aguas de estos puntos no les interesa que contengan agentes sumamente contaminantes.

En el caso específico del dren 4000, ubicado en el distrito de Santa Rosa, en donde se percibe un olor nauseabundo y el cambio de coloración del agua de mar en la orilla es notoria (rojiza), esta influencia llega hasta 600 metros más al norte, área en donde se desarrolla actividades de pesca y de recreación. Este dren, es sabido, recibe los desechos industriales de fábricas de alcohol y restos de peces y vísceras provenientes del terminal pesquero de Santa Rosa.

Javier Castro advierte que la máxima preocupación debería centrarse en el hecho que en la región se viene utilizando de manera inadecuada los drenes - cuya función únicamente es drenar las aguas agrícolas – pero que existe un problema de derivación de los desagües hacia éstos, que incluso en Pimentel es conocido emplean éstas como regadío de cultivos, propiciando que el desfogue de todas estas aguas vayan a parar a la línea de costa, dado a que los drenes no han sido acondicionados para canalizar aguas residuales.

Según los estudios de IMARPE, se ha podido comprobar que en el litoral las actividades o usos que deterioran la zona costera identificadas son el arrojo de desechos domésticos e industriales, el arrojo de desmontes a la playa, el arrojo de vísceras producto del curado de pescado, el mantenimiento de las embarcaciones en la playa, el sobre pastoreo y el tránsito vehicular por la playa y dunas.

METALES PESADOS EN LA CUENCA
Según resultados de similares estudios realizados recientemente por el Instituto del Mar Peruano, los indicadores también arrojan la presencia de metales pesados en niveles insospechados en las aguas costeras de nuestra región.

Castro Gálvez revela que han hallado plomo, zinc, cadmio y cobre como indicadores de contaminación de metales pesados, y que en estas áreas se han encontrado en niveles sumamente elevados, aunque por el momento no se tiene la certeza de donde provienen. “El estudio de IMARPE bien podrá ser el inicio de más investigaciones que permitan determinar en qué puntos de la región son arrojados estos metales pesados a los drenes y que confluyen en nuestro litoral lambayecano”, precisa el biólogo Castro Gálvez.

Esta información no hace más que poner en alerta a las autoridades, más aún cuando se conoce que pobladores de los distritos que integran la cuenca del río Zaña, desde Niepos y Calquis en Cajamarca, hasta Oyotún, Nueva Arica, Cayaltí, Zaña y Mocupe-Lagunas en Lambayeque, continúan mostrando su preocupación por la constante amenaza de contaminación del agua que sirve para el riego de sus cultivos y en otros casos para el consumo humano.

Para hacer frente a este malestar, en cumplimiento a lo dispuesto en la Ley General de Aguas, la Autoridad Administrativa del Agua, en alianza estratégica de otras instituciones lambayecanas, cumplen con realizar por estos días con el segundo de cuatro monitoreos participativos de la calidad y cantidad de las aguas en la Cuenca Chancay Lambayeque, en el que se procede a la toma de muestras para el análisis de todos los parámetros físico, químicos y microbiológicos que puedan representar el impacto de las actividades antropogénicas y naturales en la Cuenca.

Para el presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chancay – Lambayeque, Genaro Vera Roalcaba, estos análisis que iniciaron el pasado 7 de agosto servirán como una línea base, que una vez culminados los 2 monitoreos restantes permitirá identificar cuáles son los puntos críticos, donde se exceden los límites máximos permisibles para empezar a tomar las medidas correctivas.

El inicio del monitoreo coincidió -en tres puntos- con la zona donde opera la minera La Zanja. En otros puntos de la parte baja de la Cuenca permitirán determinar cómo influyen y qué tan contaminantes resultan ser los desechos de la empresa minera en las aguas de uso agrícola.

“Estos monitoreos permitirán además conocer cómo influye en las aguas de los ríos el arrojo diario de los residuos de los vertimientos de los municipios comprendidos en la Cuenca. Lo mismo se hará con el agua que llega a la Planta de Tratamiento que abastece de agua a Chiclayo, así como en la última desembocadura del río del Reque, para establecer cómo llega el recurso hídrico a la salida del mar”, puntualiza Vera Roalcaba, enfatizando que al término de las evaluaciones, las autoridades locales podrán adoptar acciones legales para sancionar a quienes se detecte vienen contaminando las aguas de esta importante Cuenca.
*****
FUENTES DE CONTAMINACIÓN
El presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chancay – Lambayeque resalta que estos monitoreos participativos permitirán además conocer el grado de deterioro del medio ambiente urbano por la contaminación de desechos sólidos y líquidos. “Las municipalidades carecen de planes de saneamiento integral y consecuentemente improvisan la eliminación de las basuras recogidas en diferentes botaderos, al que se suma la carencia de servicios de desagüe, así como, de mecanismos de control y uso de las aguas servidas tratadas o no por parte de agricultores que la usan para cultivos alimenticios”, puntualiza Genaro Vera.

Previamente a estos monitoreos la Autoridad Nacional del Agua (ANA), a fines del 2010, identificó 83 fuentes de contaminación en la cuenca Chancay – Lambayeque, comprendidas por 53 vertimientos de aguas residuales domésticas en industriales (63,86% de las fuentes contaminantes de la cuenca), 29 botaderos de residuos sólidos (34,94%) y la zona de pasivos ambientales (1,20%) ubicada en el Paraje Sinchao. Por tanto, los vertimientos de aguas residuales domésticas e industriales a cuerpos naturales de agua pertenecientes a la cuenca Chancay – Lambayeque, constituyen la mayor cantidad de fuentes contaminantes en la Cuenca.

De los 53 vertimientos de aguas residuales encontrados, 50 corresponden a aguas residuales domésticas (94.34%), en tanto los 3 restantes (5,66%) corresponden a aguas residuales generadas por la industria que se desarrolla en la cuenca, esto es, industria de lácteos (2) y de beneficio de animales (1), cuyos cuerpos receptores corresponden a diversas quebradas tributarias del río Chancay, así como los ríos Chancay, Santa Catalina, Chico, Reque, Chotano. Cabe precisar que ninguno de estos vertimientos cuenta con autorización de vertimiento de aguas residuales.

Respecto a la actividad minera, el ANA no observó vertimientos de aguas residuales domésticas e industriales a cuerpos naturales de agua por parte del Proyecto Minero “La Zanja” a cargo de la empresa Minera La Zanja S.R.L; ni tampoco se constató vertimientos de aguas residuales domésticas e industriales a cuerpos naturales de agua, generados en el Proyecto Minero “Tantahuatay” de la Compañía Minera Coimolache S.A.

El estudio de la ANA sí identificó pasivos ambientales en el Paraje Sinchao, distrito Chugur, provincia Hualgayoc, departamento Cajamarca, compuestos por diversos 4 socavones con agua y 3 sin agua, desmonte de tierras, canchas de relave, así como el Tajo denominado María Eugenia y una planta de procesamiento abandonada. En varios de estos pasivos se observaron indicios de trabajos de remedición no terminados, por lo que actualmente se encuentran en abandono. Las diferentes corrientes de agua provenientes de 04 socavones, y que se generan durante la época de avenida, discurren hasta la quebrada Colorada, arrastrando consigo una gran cantidad de material contaminado.
Semanario Expresión

1 comentario:

Larcery Díaz Barrantes dijo...

Que las aguas de nuestro litoral están contaminadas ya dejó de ser un secreto a voces. Presencia de altas concentraciones de metales pesados provenientes de las aguas que discurren por los principales ríos, drenes y hasta acequias ha sido motivo del pronunciamiento de especialistas del Instituto del Mar Peruano (IMARPE). En Cuenca Chancay-Lambayeque, diversos actores trabajan en la identificación de fuentes contaminantes para elaborar estrategia de gestión integrada de la vigilancia y control de la calidad del agua.