25 junio 2009

Comunidades Estudiadas

Las comunidades estudiadas, Pítipo (comunidad intervenida) y Cachinche(comunidad de comparación) están ubicadas en la región Lambayeque, y entre sus principales actividades productivas se encuentra el cultivo de arroz.
La malaria o paludismo pertenece al grupo de enfermedades infecciosas reemergentes,
pues siendo una enfermedad antigua y con un período de declinación a mediados de este siglo, en los últimos años adquiere nuevamente magnitudes importantes a nivel global. La Malaria hoy en día es un problema de salud pública en más de 90 países habitados por alrededor de 2 400 millones de personas, esto es 40% de la población mundial. Se estima que causa 500 millones de casos clínicos y por encima de un millón de muertes cada año, la mitad de ellos en menores de 15 años. Cada 30 segundos muere víctima de malaria un niño en algún lugar. Se considera a la malaria como una enfermedad de la pobreza, pues su impacto es mucho mayor en la gente pobre. La carga de morbilidad mundial que produce la enfermedad está calculada en 39 millones de Años de Vida Ajustados por Discapacidad (AVAD). La malaria es uno de los principales problemas de salud pública en el Perú y en el mundo. Además de los costos humanos, que son los más importantes, la malaria tiene también un impacto económico. El estudio hecho por Francke estimó el costo que tiene la malaria para la sociedad peruana en 119.5 millones de nuevos soles para el año 1998, lo que equivale al 1.5 por ciento del gasto total en salud.
La re-emergencia de la malaria en el Perú no se restringe sólo al aumento de la incidencia, sino involucra al menos dos aspectos más: la diseminación geográfica y
el cambio de proporción entre especies del parásito. La enfermedad se ha diseminado geográficamente, a diversas regiones, concentrándose en su mayoría en la costa norte y la amazonía. En nuestro país más de 8 millones de personas viven en áreas de alto y mediano riesgo de malaria. El vector principal de la malaria en la costa norte y región nor-oriente del Perú es el Anopheles albimanus, que se reproduce en arrozales de inundación permanente,y como en otros países,la ocurrencia de la malaria relacionada a la implementación de sistemas de irrigación y al cultivo de arroz con riego por inundación permanente han recibido atención especial y se han desarrollado y aplicado intervenciones con diferentes resultados.

23 junio 2009

video

22 junio 2009

LA MALARIA. UNA ENFERMEDAD SIN FRONTERAS

El treinta por ciento de los habitantes del continente americano (264 de 869 millones) viven en zonas endémicas de la Malaria, todas las personas de estas áreas se hallan en peligro constante pero son las embarazadas, los niños y quienes son portadores del VIH/SIDA o cualquier otra enfermedad que comprometa el sistema inmunológico, quienes corren los mayores riesgos.
Se calcula que anualmente un millón de personas mueren a causa de la Malaria en el mundo. Las enfermedades y muertes vinculadas a este problema representan una gran carga para la economía de las Américas. Aproximadamente entre un 55 y un 64 por ciento de los casos ocurren entre las personas en edad de mayor producción económica.
Sin embargo, además de la pobreza, la mala salubridad y las estrategias inadecuadas para el control de enfermedades existen otros factores que impiden un control efectivo de la Malaria. Entre otros se pueden identificar los aspectos biológicos, que se refieren a la aparición de especies de parásitos que causan la Malaria y son resistentes a los fármacos que se utilizan habitualmente; además, del desarrollo de especies de mosquitos con una gran capacidad de transmitir la Malaria y, finalmente, la continua presencia de criaderos de mosquitos vectores.
Por otro lado, existe un aspecto gubernamental vinculado al compromiso limitado en cuanto a los servicios médicos locales, poco control migratorio entre los países, fondos limitados cooperación insuficiente entre los distintos sectores, falta de suministros y medicamentos, transportes insuficiente, retrasos para aprobar proyectos, desviaciones debido a otras epidemias, falta de educación de prevención y control, y falta de capacidades técnicas.
Y, finalmente, se encuentra involucrado un aspecto sociocultural, debido al limitado compromiso y la poca movilización social, la falta de cumplimiento con el tratamiento, los medicamentos de baja calidad y la administración propia de medicamentos incorrectos.
Más Información: http://www2.cmp.org.pe/content/view/384/