23 agosto 2016

ÁREAS NATURALES PARA LA LISTA VERDE DE CONSERVACIÓN INTERNACIONAL

Este reconocimiento mostrará el buen estado de conservación y modelo de desarrollo sostenible que promueven nuestras áreas naturales protegidas. Perú será el segundo país en Latinoamérica en postular.
Bosque de Tambopata
El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) busca incluir cuatro áreas naturales protegidas (ANP) en la Lista Verde del Programa Global de Áreas Protegidas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), debido a sus altos estándares en manejo y gestión ambiental.

La Lista Verde de Áreas Protegidas y de Conservación de la UICN es un reconocimiento que se otorga a la eficiencia de la gestión de un área natural protegida. A través de criterios estrictos y globales, se evalúa, fomenta y premia los resultados exitosos que existen en la gobernanza, planificación y manejo efectivo de la conservación en dichos espacios.

La Directora de Gestión de las Áreas Naturales Protegidas del Sernanp, Cecilia Cabello, indicó que el Perú será el segundo país en Latinoamérica que postulará a esta Lista Verde, que mostrará el buen estado de conservación y el modelo de desarrollo sostenible que promueven la Reserva Comunal Amarakaeri (Madre de Dios), el Santuario Nacional Calipuy (La Libertad), la Reserva Nacional Matsés (Loreto) y el Parque Nacional Cordillera Azul (San Martín, Loreto, Ucayali y Huánuco).

Cabello también consideró que esta es una oportunidad para mostrar el trabajo conjunto, que se viene haciendo a través de un modelo de gestión participativa, entre el Estado peruano y actores y socios estratégicos. “Nuestros mejores aliados en las áreas naturales protegidas son los Comités de Gestión, Ejecutores de Contrato de Administración (ECAs), ONG, patronatos, sector privado y población local, conjuntamente con ellos se busca construir un desarrollo a nivel regional que les brinde mayores beneficios”, señaló.

Por otro lado, la Oficial del Proyecto de Lista Verde de la UICN, Daniela Rubio, informó que hasta la fecha son ocho países que integran esta lista, entre ellos China, Colombia, Australia, Kenia, Corea del Sur, Italia, Francia y España. En esta nueva fase de desarrollo, las candidaturas de nueve países serán evaluadas por expertos internacionales. Estos son Perú, México, Japón, Malasia, Vietnam, Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica y la región de Micronesia.

Asimismo, se inició en Lima el taller para orientar a los administradores de las ANP que tienen interés en postular a esta iniciativa, dando a conocer la metodología que debe cumplirse y los pasos a seguir para su implementación.


Durante el evento participaron representantes de la UICN, especialistas de Parques Nacionales Naturales de Colombia, la WWF (World Wildlife Fund) y los cuatro jefes de las ANP que postularán a dicho reconocimiento acompañados por sus ejecutores de Contrato de Administración (CIMA-Cordillera Azul, ECA Amarakaeri), así como sus socios estratégicos (Patronato de la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas, ProNaturaleza y Oceana Perú). También estuvieron presentes la jefa de la Oficina de Asesoría Jurídica del Sernanp  y los especialistas de la Dirección de Desarrollo Estratégico y  la Dirección de Gestión de las Áreas Naturales Protegidas.
Fuente: Sernanp

18 agosto 2016

AGUA Y SANEAMIENTO: EL CAMINO HACIA UN FUTURO SOSTENIBLE

El lanzamiento de los nuevos Objetivos de Desarrollo 
Sostenible en 2015 ofrece una oportunidad única 
para trazar el camino que seguiremos los próximos 
15 años. Entendiendo que el abordaje del desarrollo
 debe ser integral y comprehensivo, 
para sacarle provecho a los ODS es indispensable
 identificar nexos entre los objetivos, asi como
 entender las implicaciones 
del desempeño de unos sobre otros. 
En este artículo, se explora cómo el el ODS 6 
sobre manejo de agua y saneamiento
 está conectado con los demás objetivos.
El sexto objetivo de la agenda apunta a garantizar la disponibilidad, gestión y sostenibilidad del agua y saneamiento para todos. Para lograrlo, Naciones Unidas propone seis puntos indispensables:
Agua potable 1
Para el 2030, lograr el acceso universal y equitativo al agua potable, a un precio asequible para todos.


2Saneamiento e higiene
Para el 2030, lograr el acceso equitativo a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de mujeres y niñas y de aquellos que están en situación de vulnerabilidad.


3Agua
Para 2030, mejorar la calidad del agua mediante la reducción de la contaminación y la eliminación de su vertido, minimizando la liberación de productos químicos y materiales peligrosos. Reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentar sustancialmente el reciclado y la reutilización en condiciones de seguridad.


4Uso eficiente
Para el 2030, aumentar significativamente la utilización eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua. Reducir sustancialmente el número de personas que sufren de escasez de agua.


5Manejo integrado de los recursos hídricos
Para 2030, poner en práctica la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles, incluso mediante la cooperación transfronteriza en una forma adecuada.
Para 2030, ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo para la creación de capacidades en actividades y programas relativos al agua y el saneamiento, incluidos el acopio y almacenamiento de agua, la desalinización, el aprovechamiento eficiente de los recursos hídricos, el tratamiento de aguas residuales y las tecnologías de reciclaje y reutilización.

6Ecosistemas relacionados con el agua
Para el 2020, proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos.
Apoyar y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento.
Fuente: UN Water y PNUD.

15 agosto 2016

LOS POBRECITOS DEL CAMPO

Sin dudas que son las personas más necesitadas y que más carencias en servicios básicos tienen.
Pero, después de leer este artículo vas a poder analizar el tema desde otro punto de vista.
Al finalizar verás quiénes son los pobrecitos, los de la la ciudad o los del campo.

Viajando y viendo la realidad

Gracias al destino he tenido la oportunidad de conocer algunas ciudades latinoamericanas, y si lo que en ellas he visto se puede extrapolar al mundo, el mito de que hoy en día vamos más rápido es mentira.
Cualquier persona que viva en una ciudad de mediana para arriba, sabrá de que estoy hablando.
Para movilizarse de un punto a otro con los infinitos trancones no es para nada ir más rápido.
Estamos literalmente perdiendo nuestra vida en el tráfico, tanto por el tiempo de calidad que estamos desperdiciando como por la altísima polución que se causa a raíz de estos atascos.

La calidad de vida

Siempre se habla de la calidad de vida, por lo menos como la hacen ver en las ciudades, se dice que es mejor.
Que los ciudadanos tienen la posibilidad de encontrar una gran cantidad de actividades para su desarrollo personal y bienestar, incluso para su entretenimiento.
Pero la pregunta es ¿cuantos ciudadanos pueden acceder a las bondades de los “citadinos”?
La preocupación se ha planteado en que existan todos estos beneficios y no en cómo se puede acceder a ellos.
Las personas están muy cansadas después de horas en el tráfico y el trabajo como para pasar tiempo con su familia, amigos o la cultura.
¿Entonces es verdad que tienen mayor calidad de vida?
Cuando pensamos en personas que habitan lugares alejados de cualquier geografía, inmediatamente pensamos en las difíciles condiciones de vida .
Ellos son personas sacrificadas, si, seguro y les ponemos calificativos como “ los pobrecitos ”.

¿Quiénes son los pobrecitos?

Ellos no tienen cerca un centro comercial donde abastecerse, un hospital para cuidar de su salud o incluso algún teatro que les alimente el espíritu.
Pero no nos detenemos a pensar que nosotros, los “citadinos” a pesar de estar muy cerca de todos estos lugares, poco o nada los utilizamos.
Es más, no nos detenemos a pensar que los pobrecitos probablemente ni siquiera necesiten de este tipo de sitios tan “especializados”.
Y esto debido a que su modo de abastecerse de alimentos ha sido el mismo desde hace decenas y me atrevería a decir de cientos de años, así que este es un problema que tienen resuelto hace mucho.

La salud … bien gracias

Para la salud, a menos que sea una enfermedad rara o grave, no necesitan más que su sabiduría ancestral y curaran todo mucho más rápido y lo mejor sin filas de espera.
Los pormenores de la salud sin contar que muy poco se enferman pues no están expuestos a las terribles condiciones de calidad de aire de la ciudad o las altas cargas de estrés.
Nota: Más de 7 millones de personas mueren al año debido a problemas de salud debido a la calidad del aire que respiran.
En cuanto a la cultura, estoy plenamente seguro de que tienen mucha más que nosotros.
Para comenzar su cultura es propia, no copiada ni tampoco pretenciosa.
En cada uno de esos lugares alejados donde viven aquellos pobrecitos tienen costumbres que han pasado de generación en generación.
Existen mitos y leyendas que han forjado una verdadera tradición mucho más fuerte y duradera que nuestras modas pasajeras…
Entonces ¿quiénes son los pobrecitos del campo ?
Vivir bajo tensión permanente en las ciudades afecta.
Los pobrecitos del campo viven con mayor tranquilidad.
Con esto sólo intento decir que a lo mejor si queremos elevar nuestra calidad de vida no sea necesario comprar el siguiente auto o conseguir un ascenso.
Probablemente la calidad de vida más elevada esté en volver a nuestras raíces latinoamericanas.
Desarrollo no es concreto y miles de miles de autos.
En regresar a nuestra convivencia con la tierra; no pretendo que todos nos vayamos a vivir al campo, solo que replanteemos nuestra mirada y dignifiquemos a todos aquellos que viven en los lugares descritos.
Desde las islas flotantes de Uros donde viven pescadores del lago Titicaca en Bolivia hasta los pastores de cabras en el desierto de la Guajira en Colombia, todos ellos merecen elevar su calidad de vida…
…pero no hay que confundirnos pues elevar su calidad de vida no es sacarlos de su entorno sino mejorarlo.
Pero como de algo nos tenemos que morir, si me preguntaran si prefiero hacerlo en la ciudad con todo cerca pero sin tiempo para visitarlo, donde la vida se nos va en trancones, la verdad preferiría hacerlo en unas condiciones de comodidad un poco inferiores pero con una calidad de vida verdadera, no aparente.

15 julio 2016

LOS MILLENIALS SE ESTÁN HACIENDO CARGO DEL FUTURO DEL PLANETA

Los Millennials –los nacidos entre los años 1980 y 2000– no conciben un mundo despojado de los últimos adelantos tecnológicos, e inventan, reinventan, innovan y afrontan nuevos desafíos constantemente. Son idealistas, optimistas, competitivos, pragmáticos y “prosumidores” (a la vez que consumen, producen). Durante la última Cumbre Climática en París, laCOP21, fue notable la participación masiva de jóvenes activistas que ya están cansados de aguardar pasivamente que los mayores se ocupen de los problemas medioambientales.
La COP21 fue un ejemplo contundente de hasta qué punto los Millennials se están haciendo cargo del futuro del planeta. Según una encuesta, el 65% de ellos se cree capaz de hacer algo por el cambio climático, y muchos ya vienen participando activamente de esta transformación, como miembros oficiales de distintas delegaciones y ONGs, en representación de un movimiento juvenil mundial mucho más amplio.
La calidad de vida de las generaciones venideras dependerá del mundo que les dejemos, y esto es algo que los Millennials tienen súper claro. Por ello es importante que juntos trabajemos en explicar lo que está pasando con nuestro medio ambiente y tratemos de encontrar soluciones innovadoras ante los desafíos más apremiantes en esa dirección.
Desde 2005 los Millennials vienen participando de un evento paralelo a la Cumbre, la Conferencia de la Juventud,  que el año pasado congregó en París a 5000 jóvenes líderes de todo el mundo, bajo el lema “Los jóvenes como agentes de cambio”. ONGs como el Movimiento de Jóvenes Latinoamericanos y Caribeños Frente al Cambio ClimáticoEngajamundo o 2050 Climate Groupson buenos ejemplos del compromiso de la Generación del Milenio por sanar este planeta devastado que les estamos dejando sus mayores…
Desde el BID seguimos sumando esfuerzos para desarrollar junto con los Millennials soluciones que mejoren vidas, comprometiendo cada vez más a emprendedores e innovadores con la protección ambiental. A nuestra iniciativaFilm4Climate 2016 –en alianza con el programa Connect4Climate, del Banco Mundial–, a través de la cual estamos convocando a jóvenes realizadores para que hasta el 15 de septiembre nos envíen sus cortometrajes sobre acciones para contrarrestar los impactos del cambio climático, ahora le agregamos una nueva competencia creativa, de la mano de Maná: Dónde Jugarán los Niños.
En la web encontrarás las bases del concurso, podrás descargar la canción de Maná y crear tu propio videoclip con esa música de fondo, reflejando en él tu creatividad y compromiso consciente con el medio ambiente. Un comité escogerá los 30 mejores trabajos, que serán exhibidos en la web para que el público vote por su favorito. Los 10 más votados serán vistos por los integrantes de Maná, y ellos, junto con el BID, finalmente elegirán el videoclip ganador.
Tienes tiempo hasta el 31 de julio para hacernos llegar tu pieza audiovisual. La propuesta ganadora, que se anunciará públicamente el 10 de septiembre, pasará a ser el video oficial de la campaña “Dónde Jugarán los Niños”, y su realizador será invitado a Washington DC a presentarlo durante cuatro días, con gastos de pasaje aéreo y estadía cubiertos, en el evento Idear Soluciones para Mejorar Vidas del 4 de octubre. ¡Esperamos encontrarte allí!

01 julio 2016

CHICLAYO SIGUE DESOYENDO MAPAS DE RIESGOS DEL INDECI

La gestión del territorio involucra definir cuáles son los riesgos que este presenta frente a los desastres naturales y conocer los espacios vulnerables a fin de construir ciudades más seguras. En el Perú, pocas son las urbes que han avanzado en esta dirección, algunas de ellas pese a tener importantes herramientas técnicas que hubieran permitido, en la última década, organizar de mejor manera su crecimiento. 

Este es el caso de Chiclayo, que desde el 2004, gracias al trabajo realizado por expertos convocados por el Instituto Nacional de Defensa Civil – INDECI, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD, tiene guardado en algún escritorio del municipio provincial el completo estudio de Mapas de Peligros, Riesgos y Vulnerabilidades, donde se define con detalle los espacios más inseguros de la ciudad para la construcción, sea ante probabilidades sísmicas, de inundación u otras eventualidades. 
Casi nula es la atención que se ha dado a los resultados y recomendaciones del estudio, que señala, por ejemplo, que la zona más peligrosa por riesgo sísmico es el Parque Principal de Chiclayo y sus alrededores, además de la zona sur con orientación a las urbanizaciones Santa Victoria, San Eduardo y Villarreal, debido al fenómeno de licuación de suelo que se originaría por el elevado nivel de la napa freática (agua del sub suelo). Sin embargo, en la última década se autorizó, muchas veces de manera irregular, la construcción de edificios de más de cinco niveles, yendo incluso contra la especificación técnica del Plan Director de 1992, que aunque desfasado, sigue vigente a falta de un nuevo plan de desarrollo urbano implementado por la municipalidad. 
CRECIMIENTO EXPLOSIVO
¿Es posible aún poner en ejecución dichos estudios? La arquitecta Jenny Parra Small, coordinadora del Programa Nacional de Ciudades Sostenibles del INDECI, explica que aún es posible porque el plazo de vigencia de los estudios así lo permite. Sin embargo, el caso de Chiclayo es particular por el crecimiento demográfico y habitacional de los últimos años, lo que amerita trabajos de actualización de la herramienta. 
“El crecimiento ha sido explosivo lo que tiene que ver mucho con las actividades económicas que aquí se han desarrollado. Normalmente los estudios pueden tener una vigencia de diez años, aquí ya han pasado 12 y vemos que la ciudad ha evolucionado más allá de las expectativas”, explica. 
Parra Small refiere que es competencia municipal el control del crecimiento horizontal de la ciudad, sobre todo el caso de Chiclayo que se ha convertido en una urbe extendida y prolongada hacia determinados corredores: hacia Pimentel, hacia Lambayeque y hacia Reque. 
“Hay suelos que no son los más adecuados para esta densificación u ocupación urbana y ahí hay que evaluar también otro instrumento que es la zonificación, la que define la altura de edificaciones mirando o teniendo el enfoque de la gestión de riesgos de desastres. Actualmente se está trabajando una nueva zonificación de la ciudad y se quiere que tenga ese enfoque y que solo se autorice construcción con alturas concordantes con lo que señala el estudio de gestión de riesgos de desastres”, indica. 
OLVIDADOS
En el 2003 Chiclayo fue incluido al programa de Ciudades Sostenibles del convenio INDECI – PNUD, y esto posibilitó que se elaborara el Plan de Prevención ante Desastres: Usos de Suelos y Medidas de Mitigación, que nació como paliativo inmediato a los efectos del Fenómeno El Niño, cuyas consideraciones tampoco fueron aplicadas en su totalidad en el caso de Chiclayo. 
“En total fueron 14 estudios los que se realizaron para Lambayeque y esto como parte de un proyecto mayor que comprendió a ciudades de Tumbes y Piura por el Fenómeno El Niño. Lo que se encontró en el caso de Chiclayo no solo fue la vulnerabilidad por El Niño, sino también por la calidad del suelo, el nivel de la napa freática, y el silencio sísmico, que es algo de mucha preocupación. Es por estas razones que urge que se actualicen esos documentos y se puedan ejecutar, ojalá este año se pueda hacer”, menciona. 
Los estudios que ahora formula el INDECI con su programa de Ciudades Sostenibles consideran aspectos ambientales y peligros tecnológicos y antrópicos que afectan a las ciudades, como incendios, explosiones, derrames de sustancias químicas o peligrosas, contaminación de suelos, aires y aguas. 
“En la gestión de riesgos también se debe tener una mirada a los ecosistemas y al patrimonio tan rico que tienen ciudades como Chiclayo. Son 18 años que cumplirá en octubre el programa y a la fecha tenemos más de 180 estudios realizados en distintas partes del país, como también de manera binacional, en ciudades fronterizas con Ecuador. Esta experiencia queremos replicar en el sur, con Chile, justamente por el silencio sísmico”, explica Parra Small. 
GESTIÓN
El Instituto Nacional de Defensa Civil – INDECI, brinda asistencia técnica a los municipios para que estos puedan poner en marcha sus planes de riesgo, los mismos que deben ser aprobados por el concejo local y por ordenanza, que tiene carácter de ley en el Perú, lo que enmarca su cumplimiento. 
“Otro paso importante es el de la gestión de los proyectos, porque si no se ejecutan los proyectos de nada valen los estudios y, además, estos tienen que incorporarse en los planes de desarrollo urbano, definiendo las mejores zonas para el crecimiento de la ciudad en extensión y en altura”, señala Parra Small. 
En el caso de Chiclayo, entre el 2008 y el 2010 se elaboró un Plan de Desarrollo Urbano – PDU, con el concurso de los colegios profesionales, las universidades y el municipio provincial, el mismo que fue validado por la sociedad civil. Sin embargo, pese a que fue aprobado a fines del 2014 por el concejo municipal fue rechazado por la actual administración, la que anunció el año pasado la formulación de un nuevo plan, definido como de visión metropolitana, aspecto que ya consideraba el estudio previo. 
La experta del INDECI comenta que si bien aún existen organismos cooperantes para la realización de estudios de planificación, ordenamiento y control de riesgos, el apoyo con recursos hacia el Perú se ha reducido debido al crecimiento económico logrado por el país en los últimos años, lo que ha permitido que este salga del grupo de países pobres. Hoy la asistencia se enfoca a naciones con condiciones mucho más limitadas que la peruana.
“El Perú ya es considerado un país de ingresos medios y, por tanto, la cooperación a restringido un poco sus aportes, llevándolos hacia otros países que tienen menos recursos. En consecuencia, el Estado, en sus tres niveles de gobierno, debe asumir los costos de estudios de este tipo, porque estamos en condiciones de financiarlos. No son caros”, señala. 
Añade que por esta razón es importante la unión de esfuerzos entre las instituciones gubernamentales, más aún porque se requiere de decisión política para concretar proyectos de planificación. 
“Tenemos muy buenas experiencias de apoyo de gobiernos regionales a municipalidades. Por ejemplo, el estudio de la ciudad de Iquitos, que es muy grande y muy compleja, fue financiado íntegramente por el Gobierno Regional de Loreto. Hubo entonces una articulación muy importante”, manifiesta la especialista. 
Destaca los avances realizados en Sullana con la ejecución de varios de los estudios formulados por el INDECI, así como los de la municipalidad de Aguas Verdes, en Tumbes, que pese a ser una comuna pequeña ha tenido la capacidad de emprender proyectos binacionales con el Ecuador. 
“En Aguas Verdes se avanzó articulando con diversas instituciones peruanas y ecuatorianas, prácticamente sin contar con recursos. En estos aspectos tiene que ver mucho la gestión municipal”, indica. 
Jenny Parra sostiene que con la aplicación de los planes y estudios que se formulan desde el INDECI es posible no solo prevenir errores futuros, sino también corregir los errores existentes en cuanto al desarrollo de las ciudades y el manejo demográfico. “Los estudios de riesgo son base de los instrumentos de desarrollo y zonificación, por lo que es posible con ellos implementar medidas que mitiguen los riesgos y hagan más seguras a las ciudades”, explica.