07 noviembre 2011

PETROGLIFOS DE OLMOS

La región Lambayeque registra ocupación humana desde la época del Neolítico. Las huellas las podemos ver en los lugares donde hay petroglifos, como los que existen en medio de un extenso bosque de algarrobo y sapote, en el cerro Huacrupe, donde suntuosas rocas que forman la quebrada La Rinconada, están grabadas con un conjunto de representaciones gráficas, formando interesantes petroglifos.


Fotos: Juan Cabrejos
Este lugar ubicado a 60 kilómetros al norte de la ciudad de Olmos, habría sido usado por nuestros antepasados como un recinto ceremonial con el fin de rendirle culto al agua, sostén de toda sociedad y por eso el cerro Huacrupe es una de las joyas de la comunidad campesina Santo Domingo de Olmos.

Está rodeado por un extenso bosque compuesto por algarrobos, sapotes y cactus que forman parte de la Ecorregión Bosque Seco Ecuatorial en el habitan pobladores que aún guardan muchos conocimientos y destrezas de sus antepasados, que les permite vivir en una zona tan árida, donde la precipitación promedio no llega a los 200 milímetros al año, salvo en épocas del fenómeno de El niño, que puede llegar hasta 800 milímetros.

“El cerro Huacrupe forma una especie de quebrada seca con vegetación característica como cactus Cola de Zorro, cuyo acarreo de agua debió de dejar de emanar hace más de mil años, lo que ha ofrecido condiciones adecuadas para que no se afecten los grabados ni las oquedades a manera de altares líticos muy similares a las halladas en Udima, Tongorrape, Montería y Cerro Mulato”, menciona el arqueólogo Carlos Wester La Torre, director de la Unidad Ejecutora Naylamp.

Las imágenes corresponden a una reconocida tradición artística y tecnológica documentada ampliamente en el nororiente en sitios como Yonan en Cajamarca, Cerro Mulato y Montería en Chongoyape, Saltur, Patapo y Los Boliches en Olmos. Para Wester es probable que estos puntos marquen derroteros de tránsito que fueron usados como área de peregrinación en los procesos de desplazamiento de las comunidades de un valle a otro.

No debemos olvidar de que los cerros han tenido y siguen teniendo en el mundo de la filosofía andina un significado religioso.

  • El cerro Huacrupe está a 60 kilómetros de la ciudad de Olmos. 
  • En cinco lugares más de Olmos existen petroglifos en los cerros.
  • Los cerros que existen en el distrito de Olmos tienen registros de la presencia de ocupaciones humanas de hace más de tres mil años antes de Cristo.
RPP

1 comentario:

Larcery Díaz Barrantes dijo...

Está rodeado por un extenso bosque compuesto por algarrobos, sapotes y cactus que forman parte de la Ecorregión Bosque Seco Ecuatorial en el habitan pobladores que aún guardan muchos conocimientos y destrezas de sus antepasados, que les permite vivir en una zona tan árida, donde la precipitación promedio no llega a los 200 milímetros al año, salvo en épocas del fenómeno de El niño, que puede llegar hasta 800 milímetros.